Volver      
         
Acondicionamiento térmico
  Hacia fines de la década del 70 y a instancias de la Secretaria de Vivienda se constituye en IRAM el Subcomité de Acondicionamiento Térmico de Edificios con el fin de estudiar y aprobar una serie de normas para ser utilizadas en viviendas de interés social financiadas con fondos estatales.
  En estas reuniones también participaron diversos organismos públicos y privados relativos al área. El objetivo de estas normas, que tuvieron como antecedente las especificaciones técnicas que hasta ese momento venia aplicando la citada Secretaria, fueron:
  Asegurar condiciones mínimas de confort higrotérmico.
  Evitar patologías constructivas (condensaciones) que afecten la calidad edilicia y a sus habitantes.
  Favorecer el ahorro de energía de calefacción.
  Definir condiciones de diseño que permitan un uso racional de los recursos disponibles.
  Establecer una metodología de calculo uniforme para efectuar el calculo y la verificación del comportamiento térmico de los edificios en estudio
  Estas normas fueron revisadas y modificadas durante la década del 90 a partir de la experiencia recogida durante los años transcurridos, lo cual permitió introducir mejoras que permitieron ampliar el campo de aplicación de las mismas a cualquier tipo de vivienda, dejando de lado la restricción original de aplicación solo a viviendas de interés social. De esta forma el proyectista o propietario puede optar por el nivel de confort térmico deseado y, paralelamente reducir el consumo energético de calefacción y/o refrigeración.
  Así la norma IRAM 11601 establece la metodología de calculo de la transmitancia térmica K y brinda un detalle de las propiedades físicas de los diferentes materiales que intervienen en la construcción.
  En la norma IRAM 11603 se dan las características bioclimáticas de cada zona en que esta dividido el país de forma tal de guiar al proyectista al memento de establecer pautas de diseño.
  Las guías de diseño destinadas a controlar las perdidas de calor en invierno se encuentran establecidas en la norma IRAM 11604, a la vez que establece una metodología ágil para determinarlas y de este modo evaluar rápidamente diferentes propuestas.
  En cuanto a los valores máximos de tranmitancia térmica (Kmax) la nueva revisión de la Norma IRAM 11605 establece tres niveles de confort que responden a diferentes temperaturas de diseño interior para cada temperatura exterior de diseño, las cuales se encuentran vinculadas a las distintas localidades de la Republica.
  Por ultimo la norma IRAM 11625 establece la metodología de calculo y las recomendaciones de diseño para evitar la presencia de condensaciones superficiales e intersticiales. Cabe aclarar que la formación de colonias de hongos debido a esta patología es factor desencadenante de procesos alérgicos en los habitantes de la vivienda.
  Hoy por hoy, y a pesar que las Normas IRAM son de cumplimiento obligatorio en operatorias ofrecidas por el Banco Hipotecario Nacional, es posible demostrar la falta de cumplimiento de estas, sin embargo su utilización debería ser moneda corriente debido a que los beneficios que conlleva su aplicación son sumamente importantes desde el punto de vista de las mejoras en el confort interior de las viviendas, factores poco cuantificables en dinero al momento de evaluar los beneficios incorporados a través de la aplicación de estas Normas.
Para mayor información